• Zeanuri acoge una exposición del reconocido pintor vasco

Zeanuri acoge una exposición del reconocido pintor vasco

Zeanuri acoge una exposición de pintura del reconocido pintor vasco Antonio Aldama. Bajo el título de “Zeanuri ”, la muestra es una exaltación del paisaje que rodea a la localidad; más que de la visión del pueblo, nos habla de su entorno, del respeto y cuidado de sus árboles, ríos, caminos y baserris. Es el vivo retrato de una población sin entrar en ella, también los aledaños nos dicen cómo es el conjunto, la población.

Las 40 piezas que componen esta exposición del artista se inaugurará el próximo día 8 de agosto a las 20.00 horas y se podrá visitar hasta el 17 de agosto, día en el que se llevará a cabo el sorteo de un pieza de la muestra. Las piezas a exposición han sido elegidas una a una por el artista, con dudas, porque las que han quedado en su estudio también podrían estar aquí, pero habría que agrandar el espacio expositivo, y esto no es posible.

El artista, según el catedrático en historia José María Arenaza, es inteligente como él solo, sabe mucho de pintura, tanto por estudio como por observación. Aldama no solamente mira, sino que sabe ver.  Mirar puede hacerse mecánicamente, hasta distraídamente, pero saber ver significa relacionar, valorar, analizar…

Pocos artistas tan atentos como Antonio Aldama al paisaje vasco. En su caso, la proximidad le ha servido para amarlo, entenderlo y pintarlo con una maestría rayana en la perfección. Sabe elegir la mejor perspectiva de las muchas posibles, que añadida a un oficio impecable le han convertido en un maestro querido, admirado e imitado. Aldama toma una vista y la hace suya.  Personaliza de tal forma el paisaje que no haría falta su firma para conocer al autor del cuadro.  Su calidad como pintor reside en su autoexigencia y en su permanente inconformismo. Siempre cree que el siguiente cuadro será el mejor.  Y eso que no se perdona la menor deficiencia.  Primeramente la obra debe satisfacerle a él.  Si es del gusto del público, mejor.  Pero no es el objetivo primordial.

No cabe la menor duda de que el que contemple esta exposición va a ver el paisaje de otra forma, va a darse cuenta que Zeanuri posee un entorno envidiable, y que hay que cuidarlo, respetarlo y mantenerlo. Antonio Aldama ha trabajado cada uno de estos rincones de la localidad arratiarra con la atención de un monje iluminador de manuscrito y la paciencia de un santo ermitaño,  se ha tomado el tiempo de meses de trabajo diario con el amor que le inspira el paisaje vasco, y se nota en todo: en el encuadre elegido, en la tonalidad ajustada a cada detalle, utilizada, en la pincelada corta, medida, transparente a veces, que va vistiendo de luz el conjunto.

Estas líneas estarían incompletas  si no hiciera mención del ilustre apellido Manterola. La familia del conocido fotógrafo Felipe Manterola, ha permitido generosamente al artista acceder a sus extensos e importantes archivos fotográficos. Antonio los ha empleado inteligentemente para realizar varios cuadros que vemos en esta exposición. Felipe Manterola vuelve a la vida de la mano del pintor. Antonio Aldama ha sentido la inspiración del gran fotógrafo en sus cuadros.

zeanuri-2014.es

Un comentario

  1. Joana

    16 agosto, 2014 at 5:28 pm

    Gaur,Gorbeiara joan naiz eta Zeanurin erakusketa ikusi dut. Gozatu egin dut Antonioren obrarekin. Benetan oso paisai ederrak pintatu ditu. kolore biziak eta argia oso ondo islatuta dago.Ez nuen bere obra ezagutzen eta sorpresa atrsegina izan da. Bere koadroek lasaitasuna eta bakea transmititu didate .
    220 zenbakia

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.